SOYROJINEGRO.COM - La web pasión del hincha motilón

Copa Mustang


Desde la tribuna del Nemesio Diez
Jue 10 de May del 2007 Por JESUS ALBERTO GOMEZ GARCIA


Había llegado el día, era hora de demostrar porque el 'Doblemente Glorioso' está dentro de los mejores equipos de América, el último tour de hinchas proveniente de Colombia hacía su arribo a la ciudad de México con el tiempo exacto para llegar al estadio y ver como su equipo amado marca un nuevo capítulo en esta historia de Copa Libertadores.

Con apenas el tiempo justo, me encontré con ellos en el hotel y salimos directo al estadio y desde ahí la rumba comenzaba, la primera parada fue en autoservicio para comprar la primera ronda de cerveza. Una segunda parada se hizo en un restaurante de comida mexicana pero el tiempo ya se nos venía encima así que desistimos de la comida, ahora si directo al estadio.

Por fín llegamos al estadio faltando menos de 30 minutos para que comenzara el partido, al dirigirnos hacia la entrada nos encontramos con un grupo de hinchas de Toluca los cuales nos dieron un recibimiento caluroso con cánticos en apoyo a su equipo. Ya en la puerta de acceso comenzaron a llegar más y más colombianos que venían a hacer fuerza, de pronto comenzó a llover pero nada importaba, nada impediría que esta noche Colombia hiciera historia en el fútbol.

Ya dentro del estadio ubicados en las graderías de visitante la comunidad colombiana se empezó a juntar ya éramos cerca de cien y aún seguían llegando, veíamos hinchas de Millonarios, Quindío, Santa Fe, Cali, Nacional  pero esta noche todos estábamos unidos en un grito  “Vamos Cúcuta”.

Comenzaba el primer tiempo y en la tribuna había rumba, las cervezas comenzaron a circular y los gritos de aliento al Cúcuta no paraban, desde el más pequeño hasta el más viejo desgarraban sus gargantas cantando y atentos al partido era ahora o nunca.

Cayó el primer gol de Toluca y el Nemesio Diez estalló en júbilo, pero eso no importaba en nuestra tribuna, porque estábamos seguros de que nuestro equipo no nos fallaría. Así fueron pasando los minutos y la rumba seguía, la hinchada del Cúcuta se hacía presente, se hizo respetar en el estadio del Toluca. Cada llegada del equipo 'motilón'  hacía vibrar la tribuna y los corazones de los que estábamos en ella.  'El burrito' hizo una jugada magistral dentro del área, que por poco termina en gol que ya todos casi gritábamos.

Ya en el medio tiempo algunos aficionados de Toluca se acercaron a nosotros querían tener un recuerdo de la gente que había hecho el viaje y así comenzaron a salir billetes y monedas de regalo para los mexicanos.

Comenzaba el segundo tiempo, sólo faltaban 45 minutos para llevarnos la clasificación y todos lo sabíamos, así que se gritó aún más. El Toluca estaba encima y el Cúcuta se defendía bien, el 1-0 nos tenía ya en la siguiente fase, pasaron los minutos y todo seguía igual, faltaban menos de 10 minutos para que terminara el partido y en nuestra tribuna se empezó a escuchar el canto de “Se murió, se murió el Toluca se murió”.

Ya lo teníamos, era nuestro y nada no lo quitaría, así llegó el minuto 90, en el que nuevamente el Toluca anotaría, pero ya no servía de nada aún les faltaban 2 goles, para que nos quitaran esta felicidad. El árbitro dio tres minutos de compensación, 3 minutos nos separaban de la gloria, la rumba estaba en su punto máximo, el juez venezolano pito el final del encuentro y la hinchada eufórica brincaba en las gradas, se había logrado. 'El Doblemente Glorioso', Cúcuta Deportivo dejaba fuera al Toluca de México y se instalaba entre los 8 mejores de América. Todo era fiesta, algunas lágrimas de emoción y de alegría, lo habíamos logrado se estaba haciendo historia y nosotros estábamos ahí viviéndola, siendo parte de ella, y aunque faltó el gol, la felicidad era completa estábamos dentro.

La salida del estadio fue tranquila al caminar hacia donde se habían quedado los autos y buses que nos habían traído, la gente se acercó a intercambiar camisetas y gorras, y a felicitarnos por el gran desempeño del equipo, Toluca sabía que los había dejado fuera un grande.

Ya para cerrar con broche de oro, nos dirigimos al Hotel donde se hospedó el equipo para tener la oportunidad de felicitarlos y convivir un rato con ellos, la gente estaba feliz de tener a sus ídolos tan cerca y poder sacarse las fotos tan anheladas, ya cerca de las 2 de la mañana emprendimos el regreso a la ciudad de México con la seguridad de que dormiríamos con una gran sonrisa y satisfacción.

Un agradecimiento especial a Maribel Ibarra y su esposo por el apoyo que me brindaron.

últimas noticias en SRYN

más en Copa Mustang