SOYROJINEGRO.COM - La web pasión del hincha motilón

Noticias


Cronica de una muerte anunciada
Vie 25 de Nov del 2011 Por Juan Carlos Salazar


Twitter: @Salazarjuank

Sin que se trate de una cuestión de brujas, ni eruditos, sino aplicando simple sentido común, esta situación se veía venir desde que se le arrebató la propiedad absoluta de la institución al bogotano Efraín Pachón, quien para esa época era amo y señor del equipo y lo tenía sumido en el profundo ostracismo de la B, en el año 2004, por intermedio de Ramiro Suárez Corzo, se gestionó la compra como caballito de batalla de un personaje que logró ser la primera “autoridad” del municipio de San José de Cúcuta.

Pues de todos los males el peor, quitarle la propiedad del equipo a un señor que no era de Cúcuta y que tanto daño le hizo al once con casi diez años en la categoría B del Fútbol Colombiano, pues obvio, lo mejor era que ese señor se fuera y así la historia tendía a reverdecer y tomar un nuevo rumbo. Mientras en esa época de efervescencia y calor se gestaba lo que hoy sucede, todos sentíamos una leve sensación de emancipación y orgullo porque “Si se pudo”, porque en ese momento el equipo pasa a manos de “Los cucuteños”. Llegó gente que quería invertir y empezar en el negocio del fútbol y de esa manera ocurrió. Siendo así una consecución de logros y desafíos muy rápida que proporcionó como resultado el segundo título de la primera B, el 12 de noviembre del 2005. Cúcuta Deportivo consiguió vencer, 1-0, al Bajo Cauca, y así comprar el tiquete que lo llevaría a la Primera División  y el posterior triunfo en 2006 del Campeonato de Fútbol de la “A”, categoría de la elite nacional.

Llega el equipo a tan anhelada instancia y todo parecía ser perfecto, los cucuteños en pleno se unieron: Empresa privada, Gobernación, Alcaldía, prensa, afición y en fin una cantidad de sectores que se adjuntaron a un propósito; como dice el narrador de fútbol Rodrigo Vásquez Valencia, la causa de "la amada rojinegra". Todo pasaba en un clima de progreso y se empezaba hablar de temas como: El Cúcuta Deportivo es de todos, debe tener su sede propia,  se debe crear la verdadera escuadra de divisiones menores, los jugadores de la tierra deben ser prioridad, el estadio debe reformarse, el Cúcuta será capitalizado…. Sí, algunas de esas cosas se cumplieron… pero ¿a qué precio?, o no tanto eso, sino… ¿Con base a qué estructura? La planificación y organización ha sido un punto neurálgico en la ciudad, pues con todo respeto, en parte lo que ocurre con este equipo de fútbol, es el reflejo de lo que ha sucedió por años en la capital de Norte de Santander. 

Algunas improvisaciones han tenido resultados como los que estamos viviendo, aunque para nadie es un secreto la alegría y orgullo que se sintió el 20 de diciembre de 2006 cuando magistralmente Macnelly Torres marcaba ese golazo en el Estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué y el equipo se coronaba campeón de la Primera División, o que me dicen de la inolvidable noche del 31 de mayo de 2007, cuando más de 40 mil personas presenciaron el  triunfo del equipo fronterizo ante el Boca Junior de Argentina tres goles por uno, y eso, sólo por referenciar dos hechos que permanecen imborrables en la mente de cualquier hincha cucuteño, pero por la misma improvisación fueron fugaces esos acontecimientos, pues porque no había una estructura organizacional y empresarial donde reposara esa cantidad de triunfos y avances futbolísticos que pasaron del plano nacional a convertir al Cúcuta en un equipo con reconocimiento Internacional, que hasta a los periodistas Argentinos de Fox Sport les tocó aprender a pronunciar de manera correcta: Cúcuta Deportivo.

Y como ocurre en la historia del nobel nacido en Aracataca (Magdalena), Santiago Nasar, es el último que se entera en que será asesinado por los hermanos de Ángela Vicario, así se debe anunciar que el Cúcuta Deportivo está a punto de desaparecer, si no se hace nada a tiempo que evite su destrucción. Porque en la época donde abundaba el dinero, la pantalla y la boletería aparecieron una serie de personajes que hoy tienen el honor de un equipo, de una ciudad y de una afición por el suelo, y ya ni se dejan ver por el majestuoso palco de directivos a mojar prensa y saludar tras el vidrio al incauto aficionado que aporta su dinero para que los bolsillos de los connotados “empresarios” se llenen y los demás sufran, bueno que más da, sí casi siempre es igual, aquí los “Doctores” vienen se burlan de la gente y se van pero no con las manos vacías.

El once de fútbol que se despidió este 23 de Noviembre del 2011 en calidad de local y de manera vergonzosa con una derrota 2x1 ante el Deportivo Independiente Medellín y antecedido de una goleada en el Estadio Palogrande de Manizales 5 x 0, no solo se va de la liga 2011 siendo último en la tabla con 14 puntos de 54 posibles, sino con solo dos partidos ganados de 18 disputados en el semestre, además 16 goles a favor y 27 en contra. Si creer que estos resultados es la secuencia de malas prácticas administrativas y deportivas del trasegar del equipo motilón en los últimos años de su actuación es correcto y sería repetitivo enfatizar en ese punto pues esa realidad estadística en este momento no se puede cambiar, pero ahora me genera una pregunta complicadísima de responder: ¿Y ahora que se debe hacer? O ¿Quién podrá solucionar esta situación?, bueno ese es el tipo de preguntas que me inquietan por estos días, porque creo que más de uno se identifica con mi forma de pensar, de que Cúcuta y su equipo tienen lo que se merece, pues ha sido administrada de esa mala manera, y hasta me hace pensar que los mismo ciudadanos tenemos un poco de corresponsabilidad en el asunto por permitir que sigan ahí “mandando”, y converger en que ya está bueno que este tipo de asuntos sigan pasando.

Porque realmente estoy cansado que Cúcuta y sus ciudadanos sean un mal ejemplo en el país, pues cosas insólitas, solo pasan en esta ciudad y sin que se haga algo eficaz para evitarlo, pues está claro  que no solo tener el equipo más desorganizado de Colombia, las peores vías de acceso en el departamento, un Presidente del Senado como Juan Manuel Corzo que cada vez que habla mete las de caminar, o el hueco Bavaria, que ha sido el monumento a la corrupción y la desidia, y para completar  la filtración del dinero ilegal y demás situaciones que ocurren en mi quería y golpeada ciudad, no quiero comenzar el 2012 con un equipo de fútbol profesional en la segunda división o que lamentablemente desaparezca porque simplemente algunas personas volvieron ropa de trabajo una institución con más de 60 años de historia.

Me resisto a creer en la desaparición del equipo y en que esas malas prácticas administrativas sigan ocurriendo, me duele mucho, porque a pesar de todo estoy convencido que Norte de Santander y especialmente Cúcuta es una ciudad con muchas riquezas y que cuenta con gente fenomenal, preparada y que ama este terruño y que tienen la capacidad de cambiar la historia, Querido lector NO se haga más el toche y abra los ojos no dejemos que sigan destruyendo nuestro patrimonio, ya llegaron al límite de irrespeto para con esta institución.

últimas noticias en SRYN

más en Noticias