Conversatorio de la esperanza

Por iniciativa de la ACORD, Asociación Colombiana de Redactores Deportivos se realizó un conversatorio con el abogado Arturo Acosta Villaveces, algunos hinchas , acreedores y gente que busca un horizonte del Cúcuta Deportivo.

La batalla es silenciosa, dura, larga, pero el abogado después de la reunión virtual dice sentirse con fuerzas para seguir en el proceso, que tiene diferentes frentes para atacar.

Sobre la suspensión del reconocimiento deportivo manifestó que con el dinero entregado por la Asociación de Amigos, el dinero finalmente pudo ser consignado a una cuenta especial que maneja la SuperSociedades en estos casos de liquidación teniendo en cuenta que las cuentas del Club están embargadas y no se ha podido hacer cambios de firma y demás. Una vez se han pagados los dineros a esos acreedores el siguiente proceso será solicitar el levantamiento de esa suspensión, pero además pedir por cinco años la renovación del reconocimiento, ya tiene listos los comités que se necesitan para presentar esa documentación y la gestión se hará con el Ministerio del Deporte.

Frente al tema de la desafiliación de la Dimayor y los derechos que tiene el club, el juez ordenó que se embarguen para que no se pueda utilizar a favor de terceros. «Nosotros no queríamos estar en el plan de pelear con ellos (Dimayor) todos los temas jurídicos, lo que menos me interesa a mi como gerente liquidador es promover peleas y peleas con todo el mundo, pero evidentemente en la medida que no veo que respeten los derechos del Club, mi misión es rescatar al club y eso es lo que pienso hacer»

En ese rescate, se requieren muchas tareas. «El Club no tiene otros activos de valor, distinto de esa afiliación y distinto de su marca. Hay unos inmuebles que están invadidos, ni siquiera han podio ir los evaluadores donde se encuentran esos lotes. Nadie quiere decirme cuánto valen, así sean 50 millones de pesos. Están valorados en unas cantidades absurdas en los estados financieros como para tratar de nivelar y decir que no estaba quebrado el club, pero eso no es real y habían unas fichas de jugadores que no existen en el club, también están supervaloradas y con eso se suponía que tenía capacidad para pagar los pasivos. Eso no es real, el club no tiene con que pagar un peso de pasivos, no tiene con que pagar la liquidación, no tiene con que pagarme a mi un honorario, ni siquiera lo he podido fijar por la falta de activos, estamos trabajando ad honoren y no ad honoren, por cuenta nuestra hemos tenido que pagar un poco de cosas importantes»

El segundo activo importante es la marca, en la cual se siente engañado por parte del Alcalde y del Director del IMRD, Óscar Montes.

«Oh sorpresa, las marcas del club se dejaron vencer hace dos años o un poco más de dos años, el presidente (Cadena) a pesar de que eso no valía más de 3 millones de pesos renovarlo, no lo hizo, ahí no se puede decir que no había plata, porque recibió en ese año más de 5 mil millones de la Dimayor por publicidad y televisión, pero lo dejaron vencer, un poco deliberadamente diría yo. Y El Alcalde en una decisión controvertible, no la comparto para nada tomó la decisión de que él quería apropiarse de la marca y dejar al club sin ese activo valioso para responder por todas las acreencias. La Alcaldía y el Instituto son acreedores del club y en las reglas de liquidación y de la reestructuración, ningún acreedor puede tomar ventaja sobre los otros, eso es una regla de oro. Desafortunadamente, me recibieron magníficamente, atendido todo el tiempo por ellos, pero nunca me dijeron que ellos estaban haciendo eso»

 

Los Hinchas se manifestaron, preguntaron sobre algunas determinaciones y acciones que van en el proceso, pero además le estregaron el respaldo y esperan con poco o mucho apoyar con dinero para que el equipo vaya resurgiendo de las cenizas. Labor titánica, pero si el Abogado Arturo Acosta logra su cometido que es poner a jugar al equipo como es su deseo el próximo semestre, se dará un hecho histórico en lo judicial, en lo organizacional y la ciudad tendrá que rendir a un homenaje al hombre que le da cara a los «dueños del balón» en Colombia. Esta historia continuará, pero se requiere que todas las partes aporten y así se podrá salvar al que cariñosamente llamamos el doblemente glorioso, Cúcuta Deportivo.

 

Pauta con Nosotros